Reacondicionamiento Térmico: ¿Por dónde comenzar?

Al momento de intervenir una vivienda hay que tener claras las áreas de intervención para una casa más confortable.

  

Antes de planificar los trabajos es conveniente conocer algunos detalles de las áreas de intervención así como algunos conceptos relacionados:

Envolvente: Es la piel que envuelve al edificio, considerando paredes techos, piso y las ventanas y puertas exteriores. Debe recibir una aislación térmica adecuada, para reducir la pérdida de calor en invierno y para evitar el sobrecalentamiento en verano. Es el área donde se focaliza la mayor parte de la intervención.

Ventilación: Al aislar correctamente la vivienda es necesario que se generen buenas condiciones de ventilación en todos los recintos.

Calefacción: Una vez que la vivienda esté correctamente aislada, es posible escoger la alternativa que se ajuste mejor a las necesidades y que sea más eficiente en términos energéticos.

Para detectar los principales problemas, podemos dar respuesta a las siguientes preguntas:

¿Se logran temperaturas adecuadas en invierno?

¿Hay problemas de sobrecalentamiento en verano?

¿Hay aislación térmica en el techo?

¿Hay sectores en los techos y muros donde se genera condensación?

¿Hay presencia de moho?

¿Hay problemas en la calidad del aire interior en invierno?

Con esta información ya podemos darnos una idea de los problemas que puedan existir en nuestra vivienda y establecer las prioridades para resolverlos.

Habitualmente, las intervenciones de mayor prioridad son la aislación del techo y generar buenas condiciones de ventilación.

Reacondicionamiento Térmico:  Cuatro pasos para optimizar el confort térmico de tu hogar

Los comentarios están cerrados.