Reacondicionamiento Térmico: Cómo mejorar las condiciones de nuestra vivienda

Una adecuada aislación térmica en la vivienda puede disminuir hasta un 50% el gasto en energía utilizada en calefacción.

Contar con buenas condiciones térmicas al interior de la vivienda se convierte en un tema clave a medida que se acerca el invierno. Una adecuada aislación evita pérdidas de calor en invierno y previene el sobrecalentamiento en verano. También mejora la calidad del aire en el interior y previene la generación de humedad, condensación y moho, mejorando la calidad de vida de sus habitantes.

También se traduce en un importante ahorro en la energía necesaria para la climatización, en especial en la temporada más fría.

El reacondicionamiento térmico son todas aquellas intervenciones en la vivienda que contribuyen a mejorar el confort térmico en nuestra casa. Para esto es necesario evaluar el estado de nuestra casa. La norma de Reglamentación Térmica rige en Chile desde el 2002, por lo que la mayoría de las construcciones anteriores a esa fecha pueden presentar problemas en su aislación.

 

 

Consideraciones generales

Para conocer las medidas a tomar lo mejor es contar con la asesoría de un experto, que podrá encontrar los problemas existentes y la mejor solución de acuerdo a las características de la vivienda y las condiciones climáticas y geográficas donde se ubica.

Los trabajos de reacondicionamiento pueden significar una inversión importante, que se recupera a mediano y largo plazo, pero para que sean efectivos deben planificarse bien. En las próximas entradas sobre este tema revisaremos en detalle sus alcances. Por ahora les entregamos el segundo librillo, donde podrán revisar los consejos de Vive Sustentable sobre este tema:

Vive Sustentable 02: Reacondicionamiento Térmico (PDF)

Reacondicionamiento Térmico: ¿Por dónde comenzar?


Los comentarios están cerrados.